Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Por qué es importante aprender a valorar a las demás personas?

Hace algunas semanas me encontraba en una convención de jóvenes profesionales y emprendedores en que había un porcentaje importante de argentinos/as. Mientras compartíamos la jornada escuchaba cómo usaban adjetivos tales como “groso”, “genio” y “crack” para referirse a otras personas.

Eso me dejó pensando en cómo en ciertas culturas existe una mayor predisposición a entregar un feedback positivo del resto, dándoles una posición que les otorga aprecio y valoración por su entorno, mientras que en otras culturas, como es el caso de la chilena, esto ocurre de forma contraria.

Hace algunos años atrás el editor de un diario de distribución nacional me contactó luego de que publicaran una entrevista que me habían hecho. El motivo era porque una persona les había escrito señalando que lo que yo había contado sobre mí era falso. Entonces el editor me pidió documentación sobre lo que había narrado en la entrevista para poder corroborar la veracidad de todo.

Yo reuní los documentos y se lo mandé por email y le pregunté si podía saber quién había enviado dicho correo. Para mi sorpresa era un compañero de la carrera de psicología. Quizás el mismo (o tal vez no) que se tomara el tiempo de enviarme mensajes anónimos con insultos y amenazas por mi origen judío durante aquellos años en la USACH, no lo sé realmente.

Promover culturas de valoración positiva es fundamental, no solo porque parece de toda lógica y educación que así sea. Sino porque también los estudios muestran sus beneficios.

Por ejemplo, las personas que se sienten valoradas tienen un 23% menos probabilidades de experimentar depresión y un 36% menos de probabilidades de sufrir de ansiedad. Además, este tipo de reconocimiento social aumenta la sensación de propósito y significado en la vida, a la vez que fortalece las relaciones sociales y las redes de apoyo.

Si llevamos esto al mundo del trabajo, encontramos que los empleados que se sienten valorados y reconocidos son un 12% más productivos, tienen un 30% menos de probabilidades de abandonar su trabajo y un 50% más de probabilidades de estar satisfechos con su labor.

Conclusión: tenemos que ser más generosos con nuestras palabras, estar más atentos y aprender a valorar lo que las personas son y contribuyen.

Este año 2023 en HPI International donamos 3 millones de dólares a estudiantes de segundaria para desarrollar habilidades socioemocionales y de emprendimiento, llegando a 12.000 jóvenes en Latinoamérica. El 2020 apoyamos a docentes rurales y de escasos recursos para su bienestar psicoemocional en medio de la pandemia.

¿Descontamos impuestos? ¿ganamos algo en particular? yo les cuento la verdad. De ese tipo de beneficios no tuvimos ninguno. Ganamos la enorme satisfacción de haber aportado a gente que quería ser parte de esas instancias.

Recuerdo haber visitado al equipo del Colegio Iberoamericano de la comuna de La Pintana en Chile, quienes me recibieron con tanto cariño y gratitud por lo que le había servido a sus docentes y paradocentes las becas que les dimos el año 2020.

Ahora estamos preparando un programa de 2 millones de dólares en becas para docentes de educación superior que entregaremos en 2024. Muchas personas que se han ido enterando (aún no lo difundimos masivamente) nos han dado ese feedback positivo y de aliento, mientras otros lanzan barro desde sus asientos que no le cambian la vida a nadie a su alrededor.

Lo más triste es que algunos que nos envían sus malos comentarios son gente conocida. Amigos queridos, la envidia mata el alma, mejor contribuyamos cada uno desde nuestros espacios a que las cosas sean mejor cada día, sin mirar tanto ni quien lo hace ni quien lo recibe.

Aprendamos a valorar, alentar, generar la ilusión de movernos hacia algo mejor, que además de generar efectos positivos en la vida de quienes reciban esas palabras, contribuirá en tener una mejor vida y una mente más sana con uno mismo.

Como dijera Sigmud Freud alguna vez: “la ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz, como lo son unas pocas palabras bondadosas”

Conversemos

Valencia, España

isharon@innzpira.com

Newsletter

Isaías Sharon Jirikils © 2024. All Rights Reserved.

Cart0
Cart0
Cart0