Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Estamos en peligro financiero…

Muchas personas tienen una relación conflictiva con el dinero, la forma de generarlo y cómo administrarlo correctamente.

Hay quienes se escusan en que estudiaron otras cosas o con comentarios como “el dinero no es lo más importante” o “eso es ser avaro o materialista”.

Pues bien, este tipo de creencias culturales (no son verdad, son solo creencias) hacen que en la actualidad la deuda familiar promedio en los países de la OCDE sea del 85% del PIB.

Otro botón de muestra lo entrega la Reserva Federal de los Estados Unidos, compartiendo el balance que muestra que el saldo de la deuda de tarjetas de crédito en Estados Unidos alcanzó $1.08 billones en el segundo trimestre de 2023.

Algunos dirán que esto es un problema de la economía de consumo y el capitalismo, otros dirán que es el sistema financiero que nos tiene esclavos.

Pues bien, según el Banco Mundialel 54% de los adultos a nivel mundial no tiene una cuenta bancaria formal, lo que los limita a opciones de crédito informal con tasas de interés más altas, perpetuando inequidades y limitando las opciones de construir una mejor perspectiva de vida.

Desde que nacemos hasta el último aliento de nuestra vida la economía y las finanzas serán parte de nuestra historia. Ideal sería que fuera una parte alegre de esta aventura, pero lo cierto es que no es así para la mayoría de las personas.

Parte importante de este problema es la falta de educación financiera, así lo muestran los resultados de la prueba PISA aplicada a 18 países OCDE con resultados muy interesantes, como por ejemplo que las mujeres obtienen mejores resultados que los hombres en estos conocimientos.

Necesitamos una política pública y cultural que deje de mirar con incomodidad y una relación bipolar al dinero y las finanzas. Por una parte, se promueve una cultura del “éxito” ligado a lo material, mientras por otra parte se habla mal de quienes generan dinero, los gobiernos “progresistas” polarizan entre “buenos” y “malos” basados en su rol productivo en la sociedad, mientras nos secan en impuestos para pagar sus convenciones y caprichos.

Muchos hogares tienen más dinero puesto en el televisor que usan que en los libros que tienen (si es que los tienen) y volvemos casi siempre al mismo lugar. NECESITAMOS MÁS Y MEJOR EDUCACIÓN, no educación para ser borregos productivos, sino para ser libres, autónomos y constructores de la vida que anhelamos disfrutar.

Y querámoslo o no, las finanzas juegan un rol fundamental.

Recuerdo desde muy pequeño acompañar a mi madre al banco a hacer trámites, mientras me quedaba mirando una pizarra que mostraba el valor de los indicadores económicos de ese día (obviamente en esos años sin pantallas de por medio).

Estuve tempranamente al día sobre el valor del dólar y el comportamiento de algunos indicadores bursátiles. ¡No! en mi casa nadie trabajaba ni seguía esos temas.

Pero sí tenía claro de que a más educación financiera mejor podría resolver algunos desafíos de la vida, como esas preocupaciones de cómo llegar a fin de mes, o la frustración que muchos padres y madres viven de querer dar a sus familias ciertas experiencias o accesos que están mediados por su capacidad de construir y administrar los recursos.

Eso me tiene apasionado en la actualidad trabajando en transformar la forma en que se relacionan las personas con las instituciones financieras, para poder ofrecer oportunidades de lograr los proyectos personales con educación, no solo con venta de deudas o cosas que la mayoría no entiende ni sabe administrar.

Si te gustaría saber más de lo que estamos haciendo, te comparto el sitio de ANNY y te invito a que podamos conversar para transformar juntos la industria financiera y fintech, para hacerla más sostenible y conectada con las personas como tú y como yo. ¿Te animas?

Conversemos

Valencia, España

isharon@innzpira.com

Newsletter

Isaías Sharon Jirikils © 2024. All Rights Reserved.

Cart0
Cart0
Cart0