Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El valor de la rutina

Las rutinas han sido mal miradas desde hace mucho tiempo. Las personas usamos las expresiones como “salir de la rutina” ligado algo entretenido y que nos viene bien, dejando nuestras rutinas como algo monótono, aburrido y que debiéramos tratar de evitar a toda costa. Sin embargo, lo que muchas personas olvidan es el verdadero valor que tienen las rutinas en nuestras vidas, y cómo una rutina nos puede ayudar a construir resultados y una vida más plena, o bien, llevarnos a una situación cada vez menos favorable a todo nivel.


Dada a su “invisible” importancia en nuestra calidad de vida es que he querido dedicar unos minutos a escribir este post y compartir contigo algunas reflexiones sobre el valor de la rutina y cómo tú también puedes construir nuevas formas de hacer las cosas que te permitan aumentar tu motivación, mejorar tu autoestima, potenciar tu capacidad de logro, mejorar tu salud mental y mucho más.

En estos tiempos en que las cuarentenas han hecho estragos en la vida de millones de personas, y muchos otros no saben aún cómo llevar el teletrabajo, las clases virtuales de los hijos, las cosas de la casa y el tiempo personal, las rutinas quedan al descubierto y se vuelven la pieza fundamental para construir un nuevo estilo de vida que sea efectivo, beneficioso y nos brinde mayor tranquilidad en el día a día.


Una de las cosas que causa mucha ansiedad y angustia en las personas, se relaciona con la sensación de pérdida de control. Hoy que muchos lugares del mundo se ven obligados a establecer cuarentenas, restringir la movilidad de las personas y establecer nuevas formas de llevar el día a día y que nos cuiden a todos, entonces nuestras rutinas habituales han quedado obsoletas, sentimos que no controlamos nuestra vida y que “hacemos agua” entre tantas exigencias y la poca capacidad de sacarlas adelante.


Algunos nos plantean que tenemos que aprovechar este tiempo para ser más efectivos y construir una nueva versión de nosotros mismos, mientras otros nos llaman a tomarnos el tiempo necesario para estar mal y quedarnos un tiempo “estáticos” hasta que nuestras emociones puedan decantar. Sin importar la estrategia que te haga más sentido o quieras tomar, NECESITAS CONSTRUIR RUTINAS.

Las rutinas son patrones de comportamiento que hacemos de forma similar una y otra vez (no tienen que ser 100% iguales, es suficiente con que compartan una patrón similar). Esto nos ayuda a estructurar nuestros días y la manera en que enfrentamos los diferentes asuntos que tenemos por delante. Al construir rutinas, éstas se convierten en hábitos y en tanto lo sean nos costará cada vez menos llevarlas adelante, reduciendo el cansando, estrés o requerimiento psico/emocional que nos tomaba hacerlas al inicio.


Si siempre estamos enfrentando un contexto nuevo o desordenado, nos vemos obligados a navegar en terrenos estresante, pero si le damos una forma (la que quede mejor y sea funcional para tu propia realidad) entonces este estresor desaparece poco a poco.


Por otra parte, las rutinas nos ayudan a optimizar nuestras capacidades porque nos permite poner foco perceptual en aquello que estamos haciendo. Si ahora voy a cocinar, haré eso, si estoy trabajando en algo puntual, solo me aboco a eso, y así logro poner mis pensamientos, emociones y capacidades al servicio de un solo propósito, logrando ser más efectivo. ¿Pero es que acaso hay que ser efectivo en la vida? pues mi respuesta es que Sí, y la razón es muy sencilla. No solo ser más efectivo te ayuda a lograr tus resultados de todo tipo, sociales, materiales, personales, espirituales, etc; no solo te ayuda a construir un patrón de pensamiento y acción que colabora a lograr sostenidamente en otras áreas de tu vida, sino que también te ayuda a sentir satisfacción tras cada uno y pequeño logro diario, hacer tu cama, terminar a tiempo, haber destinado un momento de ocio, poder leer con tranquilidad, hacer trabajos escolares con tus hijos y terminar de buena forma, en fin, eso mejora tu autoestima, te motiva y ayuda a enfrentar de mejor forma el siguiente desafío, además de hacerte sentir que recuperas control sobre tu contexto, lo que disminuye tu ansiedad, estrés y otros cuadros asociados.


Tener rutinas realmente hace bien, no tiene que ser una rutina previamente establecida por alguien más, este es un proceso de ensayo y error personal, pero tenerlas te ayudarán a llegar más lejos y mejor, disfrutar el proceso, ordenar tu día a día y así poder usar de mejor forma todas tus capacidades y recursos personales.


¿Qué rutina te gustaría tener?

Conversemos

Valencia, España

isharon@innzpira.com

Newsletter

Isaías Sharon Jirikils © 2024. All Rights Reserved.

Cart0
Cart0
Cart0