Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El talento está sobrevalorado

Cuando converso con las personas del mundo de gestión de personas, una de las cosas que más se repite es la idea de atraer, retener y potenciar “talento”.

Desde la escuela recuerdo que había compañeros que eran más “talentosos” que el resto y obtenían las mejores calificaciones. En la universidad el escenario no era diferente.

Sin embargo, me llamaba la atención que quienes tenían las mejores calificaciones en el colegio o la universidad rara vez eran quienes tenían los mejores resultados en su vida profesional.

Es aquí donde entra la idea de que el mundo está repleto de personas talentosas que no han hecho nada demasiado relevante con sus cualidades, mientras aquellos que siempre estuvieron en el “promedio” o por debajo, lideran, logran y transforman sus vidas.

De esta manera me fui convenciendo, hace ya muchos años, de que el talento está sobrevalorado, que simplemente se puso de moda, como tomar café del Starbucks o comprar dispositivos apple. Por favor, no me malinterpretes. No tiene nada de malo lo anterior, solo digo que tiene una valoración social irracional para lo que realmente es. Y lo mismo, creo yo, ocurre con la idea del talento y las personas talentosas.

De hecho, leyendo el libro “Grit”, encontré estudios que dan sustento a esta idea, mostrando que las personas talentosas se confían más de sus habilidades por lo que desisten antes de sus objetivos o desafíos. En tanto, las personas que no se consideran particularmente talentosas y les ha costado más aprender o lograr en la vida, son más propensas a desarrollar la capacidad de compromiso y persistencia.

Son, según el autor, estas dos grandes dimensiones las que realmente marcan la diferencia. Es decir, que son mucho más importantes las habilidades de establecer metas claras y poder comprometerse profundamente con ellas, para luego persistir en el tiempo sin abandonar, que ser sumamente talentoso, pero no contar con estas habilidades.

Esto es fantástico, ya que las personas de alto nivel de habilidad son mucho menos que quienes se encuentran en la mitad de la curva normal de distribución, por lo que todas las personas tenemos la oportunidad, no solo de cumplir nuestros objetivos, sino que también, de lograr hacer de nosotros algo extraordinario. No pienses tanto si eres o no una persona talentosa. En caso de que lo seas no te confíes demasiado y abrázate a tus metas y al trabajo duro.

En caso de que no seas particularmente talentoso, entonces no te preocupes, que el mundo es de quienes se levantan cada día a darlo todo y cambiar las cosas, por lo que también puede ser para ti si te comprometes lo suficiente.

Si eres del área de gestión de personas o desarrollo del talento, por favor, además de leer el libro “Grit” te invito a que pienses desde otro ángulo lo que verdaderamente se requiere dentro de los equipos y las organizaciones, para dejar de manipular a talentosos mimados ofreciendo un cerro de atenciones y beneficios, y quizás sea el momento de darse vuelta y mirar a aquellas personas comprometidas y persistentes que pueden hacer que las cosas pasen de forma constante en el tiempo.

¿Qué piensas tú sobre este tema? quisiera leerte en los comentarios.

Conversemos

5900 Balcones Drive, STE 4000 Austin, TX 78731, USA.

Newsletter

Isaías Sharon Jirikils © 2024. All Rights Reserved.

Cart0
Cart0
Cart0