Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Cerrando la Brecha de Empleabilidad: La Psicología Predictiva como Puente hacia el Futuro

En un mundo en constante evolución, la brecha entre las competencias que los estudiantes adquieren en la educación superior y las que demanda el mercado laboral se ha convertido en un abismo que amenaza con tragarse las aspiraciones de millones de jóvenes.

Esta discordancia no solo representa un desafío para las instituciones educativas y los estudiantes, sino que también refleja una urgente llamada a la acción para toda la sociedad, ya que su impacto en la economía, el desarrollo social y el clima de convivencia tiene impactos alarmantes, sobre todo cuando consideramos la revolución tecnológica y de automatización que vivimos actualmente en el mundo del trabajo.

Hace un par de semanas conversaba con directivos de una universidad con presencia en gran parte de Europa y el panorama no es para nada distinto a las preocupación que se ven en Latinoamérica.

Los estudiantes tienen grandes brechas en sus competencias y esto impacto fuertemente su capacidad de empleabilidad. Y hablamos de los estudiantes porque los tenemos aún a la vista en las salas de clases, pero en el mundo del trabajo ocurre algo similar, por lo que el tamaño de la brecha es realmente enorme.

La Realidad de la Brecha de Empleabilidad

Diversos estudios globales han puesto de relieve la magnitud de este desafío. Por ejemplo, un estudio de Korn Ferry (2022) indica que el 85% de los líderes empresariales prevé que, en el futuro, las habilidades blandas eclipsarán en importancia a las técnicas. De manera similar, el McKinsey Global Institute proyecta un aumento significativo en la demanda de habilidades cognitivas y socioemocionales. El Foro Económico Mundial, por su parte, identifica competencias como el pensamiento crítico y la creatividad entre las más demandadas para 2025.

La consecuencia directa de esta brecha se traduce en desempleo juvenil, subempleo y una notable pérdida de productividad. La tasa mundial de desempleo juvenil, según la OIT, alcanza un alarmante 13.6% en 2023, dejando a millones de jóvenes en una situación precaria, con poco o ningún acceso a oportunidades laborales que se alineen con sus habilidades y estudios, y debemos recordar que estos números no consideran a los NINIS, aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan, que también han crecido en cantidad durante la última década.

La Clave puede estar en la Mente de estos Jóvenes

Frente a este panorama, la psicología predictiva emerge como una posibilidad de alto impacto, ya que nos permite encontrar un enfoque nuevo, con buenos resultados y una alta tasa de confiabilidad estadística, que podemos usar para tomar decisiones cruciales en esta materia.

Esta disciplina, que combina el desarrollo de modelos psicométricos con el machine learning, busca comprender profundamente a cada individuo para así diseñar intervenciones personalizadas que potencien sus competencias. A través de evaluaciones sencillas, pero con una analítica interpretativa poderosa, se pueden identificar tanto las fortalezas como las áreas de mejora en competencias clave como el pensamiento crítico y la comunicación, diseñando así programas de formación a medida que preparen a los estudiantes no solo para ingresar al mercado laboral, sino para destacar en él.

Además, la psicología predictiva ofrece orientación profesional adaptada, ayudando a los estudiantes a elegir carreras que no solo se ajusten a sus habilidades e intereses, sino que también estén en sintonía con las demandas del mercado y su propio potencial de desempeño futuro. Esto no solo mejora las tasas de empleabilidad, sino que también aumenta la satisfacción laboral, contribuyendo a una economía más dinámica y resiliente.

La Necesidad de Actuar Ahora

La implementación de la psicología predictiva en el sistema educativo no es un lujo, sino una necesidad urgente. Requiere de un esfuerzo conjunto entre universidades, gobiernos y empresas para desarrollar programas que integren esta disciplina en el currículo educativo. Solo así podremos asegurar que los jóvenes de hoy estén equipados con las herramientas necesarias para enfrentar los retos del mañana.

La brecha de empleabilidad es un problema complejo que requiere soluciones innovadoras y proactivas. La psicología predictiva se presenta como una de estas soluciones, ofreciendo un enfoque único que va más allá de la mera adquisición de conocimientos técnicos. Se trata de comprender a cada individuo a un nivel más profundo, facilitando el desarrollo de competencias que no solo sean valiosas hoy, sino que también se mantengan relevantes en el futuro.

Esto no es algo del futuro, de hecho, hay universidades utilizando estos desarrollos de psicología predictiEn un mundo en constante evolución, la brecha entre las competencias que los estudiantes adquieren en la educación superior y las que demanda el mercado laboral se ha convertido en un abismo que amenaza con tragarse las aspiraciones de millones de jóvenes.

Esta discordancia no solo representa un desafío para las instituciones educativas y los estudiantes, sino que también refleja una urgente llamada a la acción para toda la sociedad, ya que su impacto en la economía, el desarrollo social y el clima de convivencia tiene impactos alarmantes, sobre todo cuando consideramos la revolución tecnológica y de automatización que vivimos actualmente en el mundo del trabajo.

Hace un par de semanas conversaba con directivos de una universidad con presencia en gran parte de Europa y el panorama no es para nada distinto a las preocupación que se ven en Latinoamérica.

Los estudiantes tienen grandes brechas en sus competencias y esto impacto fuertemente su capacidad de empleabilidad. Y hablamos de los estudiantes porque los tenemos aún a la vista en las salas de clases, pero en el mundo del trabajo ocurre algo similar, por lo que el tamaño de la brecha es realmente enorme.

La Realidad de la Brecha de Empleabilidad

Diversos estudios globales han puesto de relieve la magnitud de este desafío. Por ejemplo, un estudio de Korn Ferry (2022) indica que el 85% de los líderes empresariales prevé que, en el futuro, las habilidades blandas eclipsarán en importancia a las técnicas. De manera similar, el McKinsey Global Institute proyecta un aumento significativo en la demanda de habilidades cognitivas y socioemocionales. El Foro Económico Mundial, por su parte, identifica competencias como el pensamiento crítico y la creatividad entre las más demandadas para 2025.

La consecuencia directa de esta brecha se traduce en desempleo juvenil, subempleo y una notable pérdida de productividad. La tasa mundial de desempleo juvenil, según la OIT, alcanza un alarmante 13.6% en 2023, dejando a millones de jóvenes en una situación precaria, con poco o ningún acceso a oportunidades laborales que se alineen con sus habilidades y estudios, y debemos recordar que estos números no consideran a los NINIS, aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan, que también han crecido en cantidad durante la última década.

La Clave puede estar en la Mente de estos Jóvenes

Frente a este panorama, la psicología predictiva emerge como una posibilidad de alto impacto, ya que nos permite encontrar un enfoque nuevo, con buenos resultados y una alta tasa de confiabilidad estadística, que podemos usar para tomar decisiones cruciales en esta materia.

Esta disciplina, que combina el desarrollo de modelos psicométricos con el machine learning, busca comprender profundamente a cada individuo para así diseñar intervenciones personalizadas que potencien sus competencias. A través de evaluaciones sencillas, pero con una analítica interpretativa poderosa, se pueden identificar tanto las fortalezas como las áreas de mejora en competencias clave como el pensamiento crítico y la comunicación, diseñando así programas de formación a medida que preparen a los estudiantes no solo para ingresar al mercado laboral, sino para destacar en él.

Además, la psicología predictiva ofrece orientación profesional adaptada, ayudando a los estudiantes a elegir carreras que no solo se ajusten a sus habilidades e intereses, sino que también estén en sintonía con las demandas del mercado y su propio potencial de desempeño futuro. Esto no solo mejora las tasas de empleabilidad, sino que también aumenta la satisfacción laboral, contribuyendo a una economía más dinámica y resiliente.

La Necesidad de Actuar Ahora

La implementación de la psicología predictiva en el sistema educativo no es un lujo, sino una necesidad urgente. Requiere de un esfuerzo conjunto entre universidades, gobiernos y empresas para desarrollar programas que integren esta disciplina en el currículo educativo. Solo así podremos asegurar que los jóvenes de hoy estén equipados con las herramientas necesarias para enfrentar los retos del mañana.

La brecha de empleabilidad es un problema complejo que requiere soluciones innovadoras y proactivas. La psicología predictiva se presenta como una de estas soluciones, ofreciendo un enfoque único que va más allá de la mera adquisición de conocimientos técnicos. Se trata de comprender a cada individuo a un nivel más profundo, facilitando el desarrollo de competencias que no solo sean valiosas hoy, sino que también se mantengan relevantes en el futuro.

Esto no es algo del futuro, de hecho, hay universidades utilizando estos desarrollos de psicología predictiva desde el año 2020 y desde el año 2015 algunos pioneros en management y gestión de personas ya comenzaron a incorporar los primeros prototipos.

Hoy, son más de 2 millones de perfilamientos que se realizan cada año en el mundo, sin embargo, esto aún representa un pequeño número frente al desafío global que experimentamos.

Si quisieras saber más de esto o cómo poder llevarlo a tu institución, estoy pronto a publicar un libro específicamente sobre cómo implementarlo con éxito dentro de la educación superior y estaré encantado de compartir contigo los fundamentos del modelo que está mejorando la calidad y abriendo nuevas oportunidades a los nuevos técnicos y profesionales. va desde el año 2020 y desde el año 2015 algunos pioneros en management y gestión de personas ya comenzaron a incorporar los primeros prototipos.

Conversemos

Valencia, España

isharon@innzpira.com

Newsletter

Isaías Sharon Jirikils © 2024. All Rights Reserved.

Cart0
Cart0
Cart0