Enter your search terms:
Top
 

¿Tienes un trabajo con sentido?

¿Tienes un trabajo con sentido?

Permanentemente estamos en la discusión sobre las condiciones de trabajo, la calidad del empleo, las remuneraciones y los derechos que las personas tenemos al momento de desempeñarnos en alguna función determinada. Esta discusión sobre las reglas que deben mandar las relaciones laborales son fundamentales y sabemos que no tenemos un consenso total en esta materia. Sin embargo, cabe preguntarte si más allá de las condiciones del trabajo y las legislaciones vigentes, las personas tenemos un trabajo con sentido o simplemente operamos en una maquinaria productiva que muchas veces nos hace sentir como un simple fusible que se usa hasta que se quema, o si estamos realmente haciendo algo que puede marcar la diferencia en nuestra vida personal y también en quienes reciben nuestro esfuerzo.

 

Hay quienes tienen muy buenos empleos, altas remuneraciones y condiciones envidiables, y a pesar de eso siguen sin encontrar una sensación de sentido y propósito en aquello que hacen, por lo que nos hace pensar que no tiene que ver con las condiciones laborales concretas que la persona tiene, el hecho de ver en sus acciones algo que trasciende a un nivel distinto de significado.

 

Todos los ranking públicos y privados nos hablan sobre inserción laboral, rango salarial de las diferentes profesiones y oficios, pero olvidan una y otra vez un factor sustancial para la persona que está detrás de la estadística de cualquier tipo, y que se relaciona con la satisfacción, la felicidad y el propósito que persigue por medio de su trabajo.

 

Un trabajo sin propósito es un quehacer vacío y mecánico para quien lo realiza, lo que afecta su motivación, su compromiso y también su desempeño, pero por sobre todo afecta su auto-realización, que como planteaba Abraham Maslow, es el mayor nivel que busca un ser humano en su desarrollo vital.

 

Entonces, nos encontramos metidos en la encrucijada que por un lado nos dice que es la educación el mejor motor de movilidad social, donde nos instruyen para el trabajo, pero está muy distante de educarnos realmente. Muestra de ello es la falta de formación valórica, educación cívica, filosofía y otras áreas que resultan esenciales para cultivarnos como personas integrales. Y por otro lado, un mundo del trabajo que olvida que sus ingredientes centrales, las personas, tienen un sentido de vida que lo van a desarrollar en gran medida en su quehacer laboral.

 

Por lo anterior, si tu trabajo no te hace sentido, no suma valor en tu crecimiento personal, ni mejora tu capacidad de educación, en términos de auto-realización, estás en la historia equivocada. De ahí en adelante, el salario o las condiciones serán datos anecdóticos, porque nos has transado tu tiempo por dinero, sino que has transado tu propósito vital a cambio de una fantasía ilusoria que no te lleva a ninguna parte.

 

Con esto no digo que las condiciones laborales no sean muy importantes y ayuden a garantizar la dignidad de vida de las personas, porque creo firmemente en eso. Pero la ecuación laboral sin propósito vital está incompleta y probablemente sin su núcleo principal.

 

Busca tu pasión, encuentra tu propósito en la vida, y que ese sentido de transcendencia se convierta en tu trabajo, así no solo tendrás las mejores condiciones laborales, sino que tendrás la vida más rica que podrías alcanzar.

Latest comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: