Enter your search terms:
Top

Gestionar la carrera profesional en tiempos de incertidumbre

Gestionar la carrera profesional en tiempos de incertidumbre

No es novedad señalar que Chile y otros países de la región no pasan por el mejor momento. Al observar la economía local, y levantar la mirada hacia lugares como Brasil, Argentina, Paraguay y otros vecinos, vemos cómo las dificultades de la conducción política han impactado de manera fuerte en las economías y en el mundo del trabajo.

Es parte de las reacciones naturales, posponer ciertas decisiones, inversiones o proyectos cuando vemos incertidumbre en el ambiente, cuando las personas y los medios de comunicación nos recuerdan todos los días que “las cosas no están bien”, y eso también genera preocupaciones y ansiedades en nuestros trabajos y desarrollo profesional.

¿Cómo hacer frente a esta situación de incertidumbre? La respuesta es sencilla, pero trae consigo un estándar de trabajo diferente que muchas veces escasea. No basta con solamente cumplir, en tiempos complejos son aquellas personas que aportan valor a sus organizaciones, que tienen mayor flexibilidad a las turbulencias del camino y muestran, además de compromiso organizacional, una mirada alineada con los objetivos del negocio, quienes tendrán más chance de mantenerse, crecer, y ser los principales beneficiados cuando pase la tempestad y vuelva la calma.

Aunque muchos trabajadores no lo creen, las jefaturas y las organizaciones tienen memoria de aquellos que remaron con fuerza para salir de un mal tiempo, y de quienes pasivamente colaboraron a que las cosas se hundieran.

Así como hace un par de décadas tener un título profesional era suficiente para encontrar un buen trabajo y acceder a un mejor salario; y así como luego las especializaciones y postítulos fueron el “desde” en la carrera profesional; hoy son aquellas cualidades más difíciles de demostrar y de acreditar las que marcan la diferencia en la carrera profesional.

Cualidades como la flexibilidad, la rápida adaptación al cambio, la promoción del cambio con mirada estratégica, la alineación organizacional, el liderazgo efectivo y el aporte de valor, son cualidades que además de marcar la diferencia, hacen de esas personas talentos necesarios de retener, ya que los estudios muestran que son este tipo de personas quienes logran aumentar la productividad hasta en un 32% al interior de las empresas; mientras aquellos que no cuentan con las competencias para el puesto le cuestan a las organizaciones hasta el doble de sus salarios anuales en pérdidas por bajos resultados.

Es precisamente cuando la incertidumbre se toma la cancha del mercado laboral, y cuando los índices de crecimiento y productividad nos tratan de manera mezquina, que no hay tiempo para jugadores de “pecho frío” o que no logran “mojar la camiseta”. Cuidado, no digo trabajar más a cambio de lo mismo, digo aportar valor en vez de ser uno del montón, tener visión, compromiso y alineación, en vez de quedarse en la queja o la imaginaria trinchera de empleados versus empleadores, porque el desarrollo profesional, el mercado del trabajo, la economía y el bienestar de nuestras familias, se juega en la misma cancha donde estamos todos, y de la cual cada uno de nosotros tiene responsabilidad para ganar este partido.

 

Ver la publicación
Date

31 mayo, 2017

Category

Columna, Medio Digital

A %d blogueros les gusta esto: