21 Jun

Coaching para el desarrollo personal

Coaching para el desarrollo personal

 

Tuve la posibilidad de compartir con más de quince personas que se han formado y certificado como coaches, en una frío y nevada tarde en la ciudad de Temuco. Poco a poco, una reunión que debería durar una hora, se convirtió en un encuentro de más de cuatro horas, donde la conversación iba adentrándose a compartir cómo había impactado el coaching en el desarrollo personal de cada uno de quienes estábamos allí.

 

Todas las personas que habían asistido se habían formado conmigo en los programas de Certificación Internacional en Coaching que dictamos en Smart Coach, y algunos ya se encontraban en procesos de especialización dentro de nuestros programas de diplomados. De pronto, sin esperarlo, una de las asistentes disparó a quemarropa diciéndome “ustedes me engañaron, me dijeron que me certificaría, me dijeron que aprendería herramientas y que desarrollaría nuevas habilidades. Todo eso pasó. Pero nunca me dijeron que en ese proceso yo cambiaría y sería otra persona”.

 

Fue a partir de lo que pasó esa noche, que me vine pensando en el avión de regreso a Santiago, de qué manera el acompañar a otras personas por medio del coaching integrativo puede transformar no solo a quien asiste al proceso como cliente o coachee, sino que al propio coach. De la misma manera que esto impacta en la mente, y así también en la vida, de aquel que fue a buscar un curso más o una acreditación profesional, y se encuentra consigo mismo durante ese recorrido, descubriendo un mundo nuevos de posibilidades y responsabilidades alojadas en su interior.

 

Pensar en el coaching para el desarrollo personal es una forma adecuada de conceptualizar esta metodología. Muchos se enfocan solo en la dimensión productiva, resultados operacionales o mejora en situaciones puntuales, y en eso el coaching integrativo también es fantástico. Pero cuando lo llevamos a un plano más profundo, y logramos tocar aquellas fibras que nos hacen ser quienes somos, entonces podemos cambiar los lentos con que vemos el mundo, y encontrar dentro y fuera de nosotros las respuestas que tanto estábamos esperando encontrar.

 

Coaching no es solo una manera de lograr resultados (de hecho es la metodología más efectiva para conseguir metas), sino que es un camino de transformación y crecimiento personal que tiene como repercusión directa, diversos beneficios en las áreas de nuestra vida. Cuando encontramos sentido interior surge la motivación interna con más fuerza, cuando aprendemos a construir confianza logramos generar relaciones de mejor calidad y más satisfactorias; al ser capaces de expresarnos con claridad y de manera asertiva las cosas se vuelven más claras en nuestro día a día, y así podríamos tener un largo número de beneficios de cómo estudiar coaching integrativo (y luego ejercerlo) nos permitirá el privilegio de estar en la primera fila de la transformación personal, y poder deslumbrarnos con el recorrido que construimos para ser una mejor versión de nosotros mismos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *